Estamos en primavera, pero a juzgar por los días fríos y lluviosos que estamos viviendo, parece más bien un anexo de este invierno que acabamos de pasar. Pese a que ha habido algunos días soleados, parece que la primavera se resiste a consolidarse definitivamente. Hoy hablaremos de cómo practicar senderismo bajo la lluvia sin ningún peligro y con la mayor garantía.

De esta manera, todos aquellos amantes de la naturaleza y las excursiones, pese al mal tiempo, tendrán una buena excusa para salir de casa a disfrutar de la montaña.

La lluvia siempre es un imprevisto. En la mayoría de ocasiones es mal recibida si tenemos que ir a hacer senderismo. Pero debemos aprender a ver el lado bueno de las cosas. ¿Ventajas? Puede convertir nuestro día de senderismo en una actividad más fresca, tranquila y rodeada de un ambiente diferente.

Senderismo seguro en días lluviosos

  1. Vestir ropa sin algodón y calzado impermeable

Lo más aconsejable son piezas de poliéster, lana o nylon, para capas interiores. Para una capa exterior, las chaquetas deben ser impermeables, resistentes al agua, pero transpirables.  El calzado también debe ser impermeable y resistente.

  1. Vigilar por donde vamos

El paisaje varía en los días soleados y en los de lluvia. No debemos despistarnos ni confiarnos. El agua puede hacer que muchas zonas sean resbaladizas. Por ello, se debe prestar mucha atención al caminar por terrenos mojados para minimizar riesgos de caída o accidente.

  1. Prevenir la hipotermia y la deshidratación

Con la humedad ambiente, podemos sufrir hipotermia. Hay que aprender a reconocer sus primeros síntomas. Para prevenirla se puede emplear ropa de lana o nylon, para conservar el calor y estar siempre seco. Si nos hemos mojado, hay que cambiarse de ropa lo más pronto posible. Debemos ir bebiendo regularmente aunque no tengamos calor ni sed.

Con estos consejos, haga frío o llueva, podremos salir a la montaña de manera segura, siempre asegurando que llevamos los teléfonos móviles con batería y nunca salir solos.