El Palo

El Palo es un licor muy peculiar que tiene su origen en los siglos XVI y XVII, cuando en Mallorca existían gran variedad de terrenos pantanosos y los mosquitos transmitían la enfermedad del paludismo. Para combatirlo se utilizaban dos plantas, la quina calisaia y la genciana, que que conservaban en alcohol para evitar que fermentasen.

También añadían azúcar, para quitar el sabor amargo. . A lo largo de los tiempos, la elaboración del Palo se ha ido modificando, y actualmente se hace con azúcar quemado, que es el secreto de este licor. Según los más entendidos, todos los Palos se hacen con la misma base, pero ninguno sabe igual. A diferencia de las herbes, el Palo se toma como aperitivo antes de las comidas. Puede hacerse sólo, con hielo, o con sifón, la forma más extendida en las islas.

La bebida se obtiene por maceración y/o infusión de corteza de quina (Cinchona sp) y de raíces de genciana (Gentiana lutea), con azúcar, sacarosa caramelizada, y alcohol etílico. El Palo está protegido con Denominación Geográfica Palo de Mallorca. Sus propiedades curativas hacen que su consumo se popularizase y que se incrementase el interés por su mejora añadiéndole raíz de genciana, planta beneficiosa para el aparato digestivo.

Hierbas de Mallorca

Las Hierbas de Mallorca se definen como una bebida espirituosa anisada, obtenida por la extracción de aromas de diversas plantas de la propia isla, por ejemplo: hinojo, romero, hierba Luisa, manzanilla, limonero, naranjo y toronjil. Los antecedentes de las hierbas se pueden situar en los monasterios, donde los frailes elaboraban un amplio abanico de aguardientes y bebidas espirituosas elaboradas con hierbas y frutas. Los payeses mallorquines elaboraban, en las posesiones, las hierbas, gracias a la presencia de muchos alambiques, a mediados y finales del siglo XVIII, que suministraban la bebida espirituosa anisada. Posteriormente se crearon industrias licoreras con una producción considerable, a pesar de que en la actualidad aún es muy común la elaboración casera de hierbas para el consumo propio, con recetas propias según el gusto de cada familia.

Tradicionalmente esta bebida espirituosa anisada ha tenido una gran aceptación en Mallorca tanto a nivel industrial como familiar. En el 2002 se aprobó el Reglamento de la Denominación Geográfica Hierbas de Mallorca, lo cual permite por un lado proteger el nombre geográfico, y por otro evitar la competencia desleal y garantizar la calidad del producto.

Les Hierbas de Mallorca se obtienen por la mezcla de una bebida espirituosa anisada con una solución hidroalcohólica aromatizada por maceración y/o destilación de plantas aromáticas. Los ingredientes esenciales de las Hierbas de Mallorca son los siguientes: bebida espirituosa anisada, alcohol etílico de origen agrícola, agua y las plantas aromáticas: hierba Luisa, manzanilla, naranjo, limonero, romero, toronjil e hinojo, todas ellas producidas en la isla de Mallorca.

Las Hierbas de Mallorca son de color verde a ámbar con distintas intensidades y matices, detectándose diversos aromas que envuelven el olor del anís. Los intervalos de dulzor son muy amplios lo cual permite que cada consumidor encuentre el que desea.

Tipos de Hierbas de Mallorca

En función del contenido en azúcares y del grado alcohólico adquirido se diferencian tres tipos de Hierbas de Mallorca:

Hierbas dulces: con un grado alcohólico mínimo del 20% y un mínimo de 300 g/litros de sacarosa.

Hierbas mezcladas: con un grado alcohólico mínimo del 25% y un contenido de azúcares comprendido entre 100 y 300 g/l. Esta tipología ha sido la respuesta comercial a la demanda de los consumidores, en los propios bares, de la mezcla de hierbas dulces y secas. Los camareros cogían una botella en cada mano y las vertían con gran habilidad en el vaso o la copa simultáneamente para que quedasen bien mezcladas.

Hierbas secas: con un grado alcohólico mínimo del 35% i un máximo de 100 g/litros de sacarosa.