ESPORLAS

Esporles

Esporles hogar de los Sendereristas

Nos encontramos en Esporles, en plena Sierra de Tramuntana de Mallorca. Este pequeño pueblo, situado a 12 km de la capital de la isla, Palma, conserva todo el encanto de los pueblos de toda la vida, pese a encontrarse a escasos 20 minutos en coche de la ciudad. La tranquilidad y la sensación de calidez envuelven toda la villa, haciendo que sus visitantes se sientan como en casa y deseen volver cuanto antes. Dando una vuelta por sus alrededores, encontramos su céntrico paseo, acogedores cafés, gente paseando tranquilamente… en definitiva, un entorno de lo más acogedor que invita a seguir descubriendo poco a poco rincones ocultos en el pueblo.

Dormír en esporlesSi seguimos avanzando, iremos a parar frente a su majestuosa iglesia, y justo al lado veremos su pintoresca plaza del ayuntamiento, con una bonita figura justo en medio representando la figura de la payesa, típica de Mallorca. Adentrándonos en sus anónimas calles, hallaremos rincones llenos de magia dónde perfectamente uno podría imaginarse viviendo para siempre.

Estructuralmente, Esporles se divide en 2 partes: la vilavella y la vilanova. La vilavella, como su nombre indica, es la parte más antigua del pueblo, dónde se empezaron a construir las primeras viviendas, típicas casas mallorquinas revestidas de piedra, y dónde la proximidad entre vecinos hacía que formaran una comunidad unida y casi familiar. La vilanova corresponde la parte más moderna y nueva, símbolo de la expansión y crecimiento del pueblo durante las últimas décadas.

Esporles, que actualmente tiene censados unos 4.000 habitantes, cuenta con una historia fascinante y con múltiples atractivos, lo que lo hace un lugar de lo más interesante. Conserva importantes yacimientos arqueológicos, que dejan constancia de la existencia de antiguas poblaciones y culturas que vivían en la zona. En la cueva natural de Canet, se han localizado los restos más remotos de los pobladores del actual municipio de Esporles, anteriores a la época talayótica. Estas han sido consideradas por algunos los restos más antiguos que evidencian la presencia humana en Mallorca (aproximadamente 7000 años aC).

Entre sus festividades más destacadas se encuentran las Festes de Sant Pere, que van del 23 al 30 de junio, y la Fira Dolça, que se lleva a cabo a principios de octubre. Las Festes de Sant Pere dan inicio a la temporada de verbenas estivales de la isla. En Mallorca se conocen así las fiestas que se celebran en los diferentes pueblos, y es típico recorrerlas durante los meses de verano. En las de Esporles se puede disfrutar de actividades lúdicas y culturales, que se llevan a cabo a lo largo de toda esa semana, y dónde participan todos los vecinos. Desde cenas en la calle hasta verbenas con música en directo, juegos para niños, exposiciones, actos culturales, cine al aire libre…

Por otra parte, la Fira Dolça es una muestra de productos dulces típicos de Mallorca. Esta feria, que se ha ido haciendo cada vez más popular, se celebra a principios de octubre, coincidiendo con el inicio del otoño, cosa que sirve de reclamo turístico para el pueblo en un mes con menos afluencia de visitantes. Aquí podremos encontrar todo el pueblo con diversas paraditas, donde poder comprar y degustar todo tipo de dulces, desde coca de cuarto hasta cremadillos o ensaimadas. Todo lo que es dulce tiene cabida en esta feria, y muchas son las personas que vienen a visitarla, tanto turistas como gente de otros pueblos de la isla.

Esporles, al encontrarse en plena Serra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2011, es un lugar perfecto para practicar senderismo y excursiones. Siguiendo la ruta GR 221, llegamos a un camino rural que nos aleja del centro del pueblo, subiendo un sendero rodeado de fincas y parajes naturales excepcionales. A través de esta senda, cruzaremos bosques, torrentes y caminos, donde la naturaleza estará rodeándonos en todo momento. Podremos disfrutar de un entorno montañoso vasto y fructífero, con típicos árboles mallorquines como los pinos, alzines u oliveras, dibujando valles frondosos que veremos verdes durante todo el año.

Para todos aquellos senderistas que quieran alojarse en la zona, pueden hacerlo en la finca de Casas de Alquiler Mallorca, una típica finca mallorquina con capacidad para 6 personas, con todo el equipamiento necesario para pasar unos días cómodamente, y en un punto cercano y estratégico de las rutas. Además, cuenta con unos alrededores rodeados de naturaleza y tranquilidad dónde poder disfrutar de las preciosas vistas y el entorno mágico de la Sierra de Tramuntana.

Otro de los atractivos turísticos del pueblo es La Granja, una posesión señorial a las afueras del municipio, rodeada de cuidados jardines y fuentes naturales. Se trata de un museo etnológico dónde se podrá conocer el origen de la vida rural y artesana de Mallorca. La finca era una antigua alquería o pequeña comunidad musulmana transformada en monasterio del orden del Cister, y mas tarde, en palacio, que hoy es una muestra de arquitectura señorial de primera categoría e influencia del italianismo en Mallorca.

Viendo todos los atractivos y posibilidades de Esporles, sin duda lo mejor que puede hacer uno mismo es visitarlo y descubrir de primera mano todas las recomendaciones que hemos ido apuntando: probar típicos platos basados en la gastronomía mallorquina, tomar un agradable café en el paseo, visitar las diferentes ofertas turísticas con las que cuenta, o simplemente descubrir rincones encantadores en un pueblo muy vivo, cuyo latido se hace sentir fuertemente, rodeado de un entorno privilegiado cuyo encanto y belleza puede unir a muchísimas personas. Esperamos que una de ellas seas tu…