Nuestra finca en Esporles, aparte de la tranquilidad que ofrece y de la belleza de su entorno, en plena la Serra de Tramuntana, tiene rincones ocultos en sus terrenos, y descubrirlos resulta una experiencia única. Por ejemplo, si salimos de nuestra propiedad y andamos por el camino hacia Son Cabaspre, encontraremos ladeando nuestros terrenos el torrente que cruza desde las montañas hasta Esporles. En la época invernal, por poco que llueva, suele ir cargado de agua, y es una delicia poder pasear por sus alrededores oyendo el ruido del agua bajando a través de las piedras y de la vegetación. Además de ser algo relajante, es un plan inmejorable poder iniciar una ruta por estos senderos y acabar en alguno de los lugares cercanos pertenecientes a la ruta GR 221.

Además, la finca alberga pequeñas muestras de historia, que se encuentran allí como testigos del paso del tiempo. En los vastos terrenos que flanquean las casas rurales, encontramos elementos que, si estamos atentos y sabemos dónde mirar, nos recuerdan un pasado común que nos ha enriquecido culturalmente.

Los rincones con encanto en nuestras casas rurales mallorca

Dando un paseo a través de las “marjades” encontramos un peculiar pozo, semioculto entre matorrales. A simple vista podría parecer un pozo normal y corriente, pese a las peculiaridades estructurales que presenta. Pero en realidad se trata de un pozo de la epoca morisca. El pasado histórico con el que cuentan nuestras islas vuelve al presente con imborrables detalles como este, inmortales al paso del tiempo, casi indestructibles.

En definitiva, nuestra finca y nuestras casas rurales Mallorca ofrece no sólo una estancia relajante y con opción a pasar unas vacaciones en un ambiente incomparable, sino que también es interesante saber que es una finca con historia, con rincones por descubrir y que no dejarán indiferente a nadie.