Casas Alquiler Mallorca es una finca rústica en plena Serra de Tramuntana. Cuenta con mucho terreno, y al ser un ambiente rural, no pueden faltar los animales. Tenemos gallinas, que nos dan huevos ecológicos a menudo; ovejas y 2 burras, además de varios gatos y un perro. Los huéspedes que nos visitan suelen ser personas a las que les gusta la naturaleza y los animales.

Tener una mascota en casa hace aflorar los sentimientos, los afectos y diferentes reacciones en cada uno de los miembros del hogar. Pero además, hay diferentes estudios que han comprobado que las mascotas mejoran nuestra calidad de vida, no sólo emocionalmente, sino que también físicamente.

La presencia de un animal en casa ayuda a la persona a sentirse más segura de sí misma y más protegida. Una mascota puede ayudar a evitar depresiones por sentimiento de soledad, ya que su compañía estimula el contacto físico y la comunicación. Quienes hablan con su mascota tienden a encontrar en ello una terapia de relajación.

Alquiler vacacional Esporles

Diversos estudios han revelado que tener una mascota y acariciarla frecuentemente, ayuda a reducir el estrés, ansiedad y depresión. Esto se debe a que la caricia sobre el animal estimula la liberación de una hormona llamada oxitocina, relacionada con la vinculación emocional. Esta demostración afectiva favorece tanto al dueño como al animal.

Diferentes investigaciones también han determinado que convivir con mascotas ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Ayuda a reducir el riesgo de desarrollar alergias, enfermedades respiratorias, entre otros.

Las investigaciones han concluido que las personas que tienen mascotas en casa, tienen una vida más saludable. Son más felices, tienden a estresarse menos y en general aumentan su expectativa de vida. Los animales le aportan  sensación de bienestar a la persona incluso cuando ésta está pasando por un mal momento. Este tipo de sensaciones mejoran la calidad de vida y pueden prolongarla por más tiempo.

Sin duda, en nuestra finca, todos estos beneficios se pueden notar, ya que animales precisamente no faltan. Y el cariño que les damos es incondicional.